Nacionales

Mexicanos regalan su intimidad a apps; descuidan su identidad digital

Los usuarios mexicanos de smartphones y redes ayudan a engrosar las bases de datos que, en el mejor de los casos, usan información personal para entrenar a sistemas de reconocimiento facial.

Esto, porque 42.05% de ellos instala aplicaciones sin saber qué permisos piden o cuáles son los términos y condiciones que aplican. Así, entregan datos como sus contactos, ubicación, hábitos diarios, acceso a fotos o micrófonos del teléfono, información que luego es vendida a gobiernos y empresas.

Además, de acuerdo con el Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios en Ciberseguridad en México 2019, realizado por la OEA, Reino Unido y la SCT, en poder de Excélsior, a esto se suma que 7.28% de los usuarios declara que “tal vez” lee los contratos de las apps y otro 14.31% prefirió no contestar. Esto significa que 63.64% de los mexicanos pone en riesgo su identidad digital.

Adriana García, CEO de Symantec en México, afirma que muchas apps de foto explican en sus contratos que el usuario no tiene derecho a cancelar la toma de

datos, aunque borre la aplicación, pero nadie lee eso, lamenta.

MEXICANOS ENTREGAN SU IDENTIDAD DIGITAL
En México, a más de la mitad de los usuarios de smartphones y redes sociales no les importa cuidar su identidad digital, y terminar engrosando las bases de datos de gobiernos y empresas que usan la inteligencia artificial para temas de reconocimiento facial, como sucede en Estados Unidos para proyectos de cazar migrantes ilegales, criminales y terroristas.

Según el Estudio sobre los Hábitos de los Usuarios en Ciberseguridad en México 2019, realizado por la Organización de Estados Americanos (OEA), Foreign & Commonwealth Office de Reino Unido y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en poder de Excélsior, en el país 42.05 por ciento de los usuarios de equipos móviles y redes sociales instalan aplicaciones adicionales a los que vienen de fábrica en los equipos o son propietarias de empresas como Facebook, Twitter e Instagram, entre otras, sin revisar el contenido, permisos requeridos, términos y condiciones, lo cual conlleva a que apps como FaceApp y otras tomen sus datos (ubicación y hábitos diarios) y fotos, los cuales luego son vendidos a gobiernos y empresas.

A ello se suma que 7.28% dice que tal vez y 14.31% prefirió no contestar, lo que da un total de 63.64 personas que dan su identidad digital.

En este análisis que entregó el gobierno mexicano a empresas de ciberseguridad para apoyar en temas de robo de identidad y atención a ciberataques a usuario final, se asegura que de los 42.05 por ciento que descarga apps sin leer su información, 15.51 por ciento son adultos y 26.54 por ciento menores de edad.

Adriana García, CEO de Symantec en México, asegura que en muchas apps de fotografía puede leerse en el contrato para descargar que el usuario no tiene derecho a cancelar la toma de datos, aunque se borre o se anule la suscripción a la app; que el desarrollador puede guardar los datos en el país que le convenga a sus intereses, y que pueden también usar información como datos de navegación y cookies.

Todo viene muchas veces explícito en los términos y condiciones, pero nadie los lee. Si te das cuenta, la mayoría de las apps más populares para acceder a datos como las fotografías tienen su hosting en Estados Unidos, China o Rusia. Las leyes para regular estas aplicaciones son más flexibles en estos países, quienes aprovechan la información para llenar bases de datos”, dice.

La no revisión de los permisos requeridos, se señala en el informe del gobierno mexicano, representa un importante hueco de ciberseguridad en el uso de los dispositivos móviles que debe atenderse inmediatamente.

LA TRAMPA SOCIAL

Las redes sociales son la principal actividad de uso en internet de los mexicanos, ya que involucra a 76 por ciento de ellos cada día, según el informe. Pero el detalle viene cuando se reporta que son los niños quienes más publican fotos de su vida cotidiana, seguido por las mujeres adultas.

La alerta por parte de la OEA y la Foreing & Commonwealth Office de Reino Unido al gobierno mexicano viene por el lado de que 43.11 por ciento de los que toman fotografías para publicarlas en redes sociales o en apps como FaceApp, no verifica que en dichas imágenes existe información sensible.

Las fotos compartidas en redes sociales, o la información contenida en ellas, puede ser utilizada para causar una afectación en quienes las comparten o en alguien de su círculo social. Por ejemplo, publicar fotos de diplomas o reconocimientos, de ubicaciones o del día a día, otorga información de donde se estudia, nivel de estudio o situación socioeconómica”.

Otro tema que recopila información para reconocimiento facial en muchos países son las apps para conocer a personas o “parejas”.

Del total de usuarios consultados en el estudio y que usan apps para relacionarse con parejas (como OKCupid y Tinder), 12.83 por ciento son mujeres y 11.26 hombres, quienes suben fotos con poca o nula ropa. Quintana Roo, Ciudad de México, Jalisco e Hidalgo son los estados donde se reporta el subir más imágenes de este tipo a las redes sociales.

Matt Zeiler, fundador y director ejecutivo de Clarifai, una empresa de entrenamiento de Inteligencia Artificial (IA) para reconocimiento facial, aseguró que su compañía ha creado una base de datos faciales con imágenes de OkCupid, un sitio de citas. Dijo que tuvieron acceso a las fotografías porque algunos de los fundadores del sitio invirtieron en su empresa.

Comentó a The New York Times hace unos días que había firmado un acuerdo con una gran empresa de redes sociales —no dijo cuál— para usar sus imágenes en el entrenamiento de modelos de reconocimiento facial. “Los términos de servicio de la red social permiten este tipo de intercambio”.

Clarifai utiliza las imágenes de OkCupid para construir un servicio que podía identificar edad, sexo y raza de los rostros detectados.

Zeiler dijo que Clarifai venderá su tecnología de reconocimiento facial a gobiernos, operaciones militares y departamentos de policía.fuente: excelsior

Publicidad

Ésta semana

Estatales

Capacitarán a funcionariado público del Instituto de Justicia Alternativa y de la Defensoría Pública del Tribunal Superior del Estado de Chihuahua. Fortalecerán instituciones públicas con programas en materia de derechos humanos, perspectiva de género, cultura de la legalidad; así como en justicia alternativa y en lo correspondiente al Sistema de Justicia Penal. Con la firma de un convenio de colaboración entre FICOSEC, la Universidad Autónoma de Chihuahua y el Tribunal Superior del Estado, se concretaron dos proyectos que atenderán a la capacitación del funcionariado público del Instituto de Justicia Alternativa y de la Defensoría Pública. El primero de ellos corresponde a un programa elaborado por la UACh y dirigido a personal del Instituto de Justicia Alternativa, quienes recibirán un temario de profesionalización en materia penal con temas sobre derechos humanos, perspectiva de género, cultura de la legalidad, así como aquellos correspondientes a la Ley de Justicia Alternativa; mediación y conciliación, soluciones alternas, conflicto y mecanismos alternativos de solución, entre otros. La capacitación se enfocará a 42 funcionarios/as de esta dependencia del Tribunal Superior de Justicia. Asimismo, se dará capacitación por parte de la UACh a personal de la Defensoría Pública en temas de derechos humanos, perspectiva de género y cultura de legalidad; además de herramientas que les permitan identificar la estructura, la operatividad y los actos procesales que conforman la etapa de investigación, tanto inicial como complementaria, audiencia inicial, salidas alternas, la etapa intermedia, la etapa de juicio oral y las técnicas de litigación oral. Este proceso formativo se facilitará a 37 personas de la Defensoría Pública. Ambos programas se implementarán en la ciudad de Chihuahua desde este momento y a diciembre del presente, para lo cual se realizará una inversión de 396 mil pesos para el primer programa en justicia alternativa, a cargo de FICOSEC, el Tribunal Superior de Justicia y las personas inscritas; mientras que en el segundo programa para defensores/as públicos la inversión será de 374 mil pesos, aportado por estas tres figuras. Este esfuerzo en alianza con los sectores académico y gubernamental atiende al fortalecimiento y construcción de capacidades institucionales, uno de los ejes estratégicos de FICOSEC, reiterando con ello su compromiso en tareas de seguridad y procuración de justicia.