Zoo

Pepsini; La avispa caza “tarántulas”

Es una avispa araña que caza tarántulas como alimentos para sus larvas. La avispa caza tarántulas pertenece a otras muchas especies del género Pepsis y Hemipepsis en la familia Pompilidae (avispa araña), llamadas también avispones.

La especie más conocida mide hasta cinco centímetros de longitud con un cuerpo negro azulado y alas rojizas y brillantes (otras especies tienen las alas negras con reflejos azules), haciéndola una de las avispas más grandes. La coloración de sus alas advierte a los depredadores potenciales de que son peligrosas (aposematismo). Su largas patas tienen garras en forma de gancho para agarrar a sus víctimas. El aguijón de la hembra puede medir 7 mm de largo, siendo considerado una de las picaduras más dolorosas del mundo.

La avispa caza tarántulas hembra captura, pica y paraliza a la araña, entonces arrastra a su presa de vuelta a su madriguera o a un nido especialmente preparado, donde un solo huevo se deposita en el abdomen de la araña, posteriormente bloquea la entrada dejando atrapada a la tarántula. Cuando la larva de la avispa eclosiona, crea un pequeño agujero en el abdomen de la araña, entonces entra en el abdomen de la araña alimentándose vorazmente, evitando órganos vitales tanto tiempo como le sea posible para mantenerla viva. Después de varias semanas, la larva se convierte en pupa. Finalmente, se convierte en un adulto y emerge del abdomen de la araña.

La avispa emerge del nido para continuar con su ciclo de vida, también son nectarívoras. El consumo de fruta fermentada a veces las intoxica hasta el punto que dificulta el vuelo. Mientras las avispas tienden a ser más activas durante el día en los meses estivales, tienden a evitar las altas temperaturas. Las avispas caza tarántulas macho no cazan; de hecho, se alimentan de flores de algodoncillo, de Sapindus o mezquites.​ La avispa caza tarántulas macho tiene un comportamiento llamado “hill-topping”, donde se posa sobre las plantas altas y observa a las hembras que pasan y están listas para reproducirse.

La distribución mundial de avispas caza tarántulas incluye áreas del Sudeste de Asia, África, España, Australia y América. Especies se han visto desde Salt Lake City, Utah en los Estados Unidos, hasta Chile, Argentina y Uruguay en América del Sur, Centro América, en Costa Rica con al menos 250 especies viviendo en esta última.

La avispa roja caza tarántulas es relativamente dócil y rara vez pica sin provocación. Sin embargo, la picadura, en particular la de la Pepsis formosa, es una de las más dolorosas provocadas por un insecto, aunque el intenso dolor solo dure unos 3 minutos.